19 de octubre de 2018

Seiki

El Qi, Chi, Prana esta ahí pero nadie sabe muy bien qué es. Y sin embargo, es. Por eso cuando Frans Copers posó sus manos sobre mi sentí que algo nuevo renacía.
Durante mucho tiempo llevé esta herida en mi corazón, en mi alma.Sentía el corazón pesado.
Pero desde hace unos días, luego de la sesión de seiki con Frans siento que el mundo en el que vivimos es un milagro, que la vida es un milagro, que estar vivo es un milagro, que yo soy un milagro.
Siento el amor rodeándome, acariciándome.
No sé mi nombre, sólo vivo, respiro y amo.
Y está bien.

24 de septiembre de 2018

Primavera suelta

Yo amo a las abejas. A los seis o siete años me picó una abeja en una pierna. Eran los veranos en la quinta de Luján. Ahí tuve mi primer gran lección sobre estos bichos. La abeja te pica cuando no tiene más remedio porque se le va la vida en ello. Por eso desde ese momento supe siempre que a las abejas hay que tratarlas con respeto y que si aparece una no va a picarme a menos que yo haga alguna estupidez.
Llegó la primavera y llegaron las abejas al jardín. Todos los yuyos del pasto están en flor. Eso quiere decir que las abejas se pasean de flor en flor a ras del suelo. Lua, feliz, iba de flor en flor, saltando sobre las abejas. Hasta que una la picó en el ojo. La gata hizo una pirueta muy graciosa (que ahora comprendo era de dolor) y salió disparada hacia adentro de la casa. Cuando la encontré tenía el ojo en compota, la mitad de la cara inflamada y no se movía.
Resultado: inyección de corticoides, toma de prednisona por boca durante unos días y colirio para el ojo de Lua.
Resultado II: pasé la máquina de cortar de pasto por todas las florcitas de los yuyos del pasto. Lo siento, abejas, vuelen más alto.

13 de septiembre de 2018

Pegoteados

Tuve un sueño espantoso. Íbamos con nuestro autito por una ruta de asfalto rumbo a un aeropuerto. La ruta se hacía dificultosa, pedregosa y en un momento se terminaba el asfalto y empezaba el lodo. El camino estaba todo empantanado. Había autos que se volvían buscando el camino de asfalto. Nosotros continuábamos un poco más y nos encontrábamos con que el aeropuerto era un enorme barrial abandonado lleno de charcos. Nico me miraba y me decía: "en este lugar no se puede despegar".
Hoy me despierto con la noticia de que secuestraron una maestra en Moreno, la torturaron y le grabaron en el vientre con un punzón: "ollas no".
El Hospital Posadas se quedó sin servicio de cirugía cardiovascular infantil. Lo siguen vaciando.
No hay más Ministerio de Salud y el streptococcus anda provocando revuelo, miedo y muerte.
Los medicamentos se dispararon a precios imposibles.
Los bancos disfrutan de la crisis.
El FMI está en la Argentina, siguen con las negociaciones.
Bienvenidos al barro.

12 de septiembre de 2018

Una voz

Crear un oasis en el medio de este caos.
Volvés de trabajar, estás cansado, el cuerpo te pide a gritos que le des un poco de espacio. Llegás a la práctica de asanas con el último aliento. El ambiente es suave, la luz muy tenue, los mats ya están acomodados, las ventanas entornadas, la calma ya comienza a manifestarse. Todo está preparado para entrar en el templo.
Te ayudo a que te pares en el mat y registres tus pies, tu cuerpo alinéandose, la respiración que se vuelve consciente, las manos debajo del ombligo para percibir mejor la exhalación. Con la exhalación empezás a sentir que las tensiones del día se diluyen, que algo comienza a circular dentro tuyo.
Inhalás y exhalás levantando brazos, flexionando caderas, estirando columna, un pie adelante el otro atrás, repetimos secuencias, hilamos movimientos que nos van permitiendo encontrarnos.
Y así durante una hora hay una voz que te va guiando, vas permitiendo que el suelo te sostenga, que la respiración te sostenga.
Cuando terminamos es como si hubiéramos salido de un agua muy pura.
Después resta el regreso a casa, la rutina del día, los quehaceres, las responsabilidades, los sinsentidos de la vida.
Yo hoy agradezco ser la voz que sostiene tu práctica.

10 de septiembre de 2018

Ayurmantrah

El país se cae a pedazos y a mi me llega una propuesta de dar clases de yoga por la mañana y por la tarde en el lugar donde hice el profesorado.
Por supuesto, acepté.
Dos momentos del día opuestos. Empezar y terminar el día con una práctica de asanas durante un mes.
Así que septiembre me pide brotar este proyecto que andaba en un "veremos" constante.
Hay un punto de partida y justo es este año.
Nunca se sabe donde uno puede terminar.

31 de agosto de 2018

La lengua

En el Curso de lingüística general De Saussure explica las relaciones sintagmáticas y paradigmáticas (o asociativas) proponiendo como ejemplo el signo lingüístico "enseñanza" (entre otros).
¿Adivinen qué sintagma usé yo en la clase de lingüística en la universidad privada donde trabajo hace ya varios años?
"Enseñanza pública gratuita y de calidad".
Y dibujé los ejes horizontal y vertical.
Luego les dije:
-Ahora asocien con lo que quieran, los escucho.

31 de julio de 2018

Perlas de FB

La mejor manera
de reconocer a los demás
es interesarse por uno mismo
La mejor manera
de descubrirse a uno mismo
es interesarse por los demás...


Pablo Canapé.

27 de julio de 2018

La ecología es un problema político

Reciclar no es cosa de hippies con Osde. Reciclar es una decisión política. La ecología es un problema político y es urgente que lo empecemos a ver de este modo antes de que nos hundamos todos en un mar de plástico muerto.
Es algo tan obvio. Estar en la Tierra es tan obvio que sólo te olvidás de que ella existe cuando la Tierra se mueve bajo tus pies o cuando viene una gran inundación o cuando sucede alguna catástrofe. Como nadie ve la isla de plástico que, según algunos expertos es más grande que Francia, todos siguen consumiendo plástico.
Se han prohibido las bolsitas de plástico en CABA pero todos los alimentos que consumimos en un supermercado vienen envueltos en plástico. Incluso en las dietéticas "verdes" te dan bolsas de papel madera para cargar tus comestibles pero cuando pedís que te den un kilo de arroz yamaní te lo dan envuelto en bolsitas de plástico. ¿Entonces? Si en estos lugares donde se supone que venden alimentos conscientes no pueden sustentar el envase consciente qué podemos esperar de las grandes cadenas de supermercados donde el común de las personas consume sus alimentos.

***

Ayer vinieron unos amigos a casa a cenar. Nico preparó un plato tailandés delicioso. Por supuesto, todos los productos como la leche de coco y el curry en pasta son importados. Y nosotros los lavamos y los metimos en la bolsa de reciclables frente a la mirada atónita de nuestro amigo milennial.
-Hippies- dijo. Y lo dijo con amor porque nuestro amigo nos quiere muchísimo.
-Nada de hippies- le respondí- Esto es algo super serio, Julián.

***

Hay un breve instante en el uno comprende que la transformación ya se ha dado. En nuestro caso, aunque reconozco que es poco, separar la basura ya es un  hábito. Aún hay cosas que no sé bien cómo separar ni si realmente sirven para reciclar. Pero lo cierto es que la basura húmeda ya no se mezcla con la seca. 

22 de junio de 2018

Jochu

El silencio de las esferas es la música de un festín de bodas.
Mientras más insistimos en entender mal los fenómenos de la vida, más nos envolvemos en tristeza, absurdo y desesperación.
Pero eso no importa, porque ninguna desesperación nuestra puede alterar la realidad de las cosas, o manchar la alegría de la Danza Cósmica que está siempre allí.
Es más, estamos en medio de ella, y ella está en medio de nosotros, latiendo en nuestra propia sangre, lo queramos o no.


Thomas Merton

Murió Jose. Murió rodeada de su mamá, las amigas de su mamá, en su casa. Su carita reflejaba paz. Nunca sentí tanto amor en la despedida de alguien. Aún lo siento en mi corazón y sé que perdurará como la llama de una vela. Josefina nos enseñó que cultivar amor es lo más importante, incluso en situaciones muy adversas. Y nos dejó una ventana por donde resuena la música y hay mucha luz.

 

18 de junio de 2018

Annam

Dar de comer. Alimentarse.
Alimentar bocas, un cuerpo.
Alimentar el alma.
Me alimento de una manera distinta a como me enseñaron mis padres, la escuela, la sociedad porteña y la cultura argentina.
Algunas cosas las sigo tomando en momentos especiales: el mate con la familia y amigos, las medialunas de la tarde del domingo, el asado, la pizza rellena, el café. 
Pero en mi vida diaria fui encontrando un modo, una forma que no violentara mi cuerpo. Busqué en la macrobiótica, en el vegetarianismo, en el ayurveda, en la alimentación consciente. Y la sigo buscando porque la vida es puro movimiento y las necesidades van cambiando.
Alimentarse. También me alimento de palabras. Palabras nuevas que me ayudan a comprender palabras diarias que uso y que no sé bien quién o qué me las inculcaron.

26 de mayo de 2018

Muñeca

La nena me miraba a través de la reja. Le pregunté su nombre.
Morena, me dijo.
He conocido en mi vida muchas Morenas rubias. Pero la Morena pequeña que se asomaba por la reja era morocha, con unos ojazos inmensos y una boca llena de dientes desparejos.
Yo había estado podando y barriendo los restos de ramas y hojas por eso se había acercado a hablar conmigo.
-¿Tiene algún fideo o algo?
La miré. Debía tener ocho o nueve años máximo. Hice memoria de la alacena de mi casa. Hace rato que tenemos que ir al super a hacer compras.
Como tardé en responder, Morena volvió a arremeter:
-¿Y una muñeca? ¿Tiene alguna muñeca?
-¿Una muñeca?
-Sí... para jugar.
-Esperá.
Entré como una tromba en la casa y fui directo al cuarto de shiatsu. Allí estaba una muñeca de tela que mi mamá me trajo de algún viaje a algún país latinomaericano, Una muñeca con la que nadie ha jugado nunca. Es muy bonita, la tengo en una repisita y cada tanto la cambio de lugar. A veces la he tenido cerca de mi mesa de luz. Es una muñeca colorida con trenzas que además sostiene en sus brazos un bebé.
Y ahí estaba, junto al Buda, sonriendo.
La agarré y le dije: vas a hacer un viaje a otra latinoamérica, vas a cumplir tu cometido de muñeca.
En la alacena encontré un rejunte de cosas que ni sabía que tenía: una lata de atún, medio paquete de fideos "Don Vicente", un cuarto de paquete de polenta, una lata de leche condensada. Todo parecía poco pero para quien tiene hambre siempre es mejor que nada. Lo puse todo en una bolsa y y salí.
-Morena, mirá, te traje esto.
Sonrió contenta.
-No sé si es la muñeca que esperabas pero... bueno, es... una muñeca de tela.
-¿Tenés otra para que no esté sola?
-No, sólo tengo esta... pero mirá, no está sola, tiene un bebé.
-Aaaaah.
-¿Te gusta? Si te gusta es tuya
-Sí, me gusta.
Me lo dijo con la voz ronca, gastada, tomó a la muñeca y la apretó contra su pecho.
-Bueno, ponele un nombre. No te olvides.
Cruzando la calle vi que su mamá estaba tocando el timbre de mis vecinos, los que recién se mudaron.
-Dale esto a tu mamá.
Y le di la bolsa con los comestibles.

24 de mayo de 2018

Akara Ukara Makara Iti

Ayer, una revelación. El Om es lo que nos conecta con Isvara. La prueba de que Isvara existe está en el Om, es decir, en el sonido. No se puede ver, ni tocar, ni decir. Hay que cantarlo.  Hay que probar.
El Om es un pranava, un sonido auspicioso. Y se escribe AUM porque contiene a Akara Ukara y Makara. Todo esto está en el Mandukya Upanisad y la verdad es que no lo sé explicar muy bien porque tendría que estudiarlo más. Ayer cuando escuché hablar de esto me emocioné a un punto que no lo puedo explicar con palabras. Sucedió. Como cuando me explicaron el comentario que Patanjali hace en la gramática de Panini sobre la vocal. Yo había escuchado hablar de la gramática de Panini en la materia Lingüística general hace ya 20 años, cuando internet era sólo un atisbo de lo que es hoy. Me habían explicado la importancia que había tenido el descubrimiento de la gramática del sánscrito para el estudio de la Lingüística Moderna, incluso para la constitución de la lingüística como ciencia. Entonces, hace poco, escucho en otro contexto completamente distinto "svayam rajate svarah iti" que es la descripción que hace Patanjali de la vocal: "Esta es la vocal, la que brilla por sí misma". Y de pronto entender que todo estaba en el sonido. "Svara", la vocal se pronuncia casi como Isvara que es esa luz, esa energía suprema. Isvara contiene a svara, en realidad, Isvara contiene a todo, nos contiene a todos. Y estar estudiando canto védico, un poquito de sánscrito, estar cantando, que esto sea yoga, no sé... de pronto todas las piezas de mi vida están en orden.

23 de mayo de 2018

Joyitas

Para esto también sirve tener un fb. Encontrás joyitas como esta de gente maravillosa que también tenés el placer de conocer en la vida real.

"Los cambios duraderos no suceden de golpe. Es importante registrar esos pequeños indicios que nos muestran que vamos en la dirección deseada. Que aunque aún hay resabios de hábitos adquiridos con la experiencia y que ya no deseamos, ahora también se hace presente una cierta consistencia en el modo de estar que nos da mas oportunidades de fluir.
Es importante no buscar la euforia para equilibrar la tristeza, para que la alegria de simplemente ser pueda llegar y quedarse".

Valeria Primost

22 de mayo de 2018

Sarvanga Sadhana

Durante mucho tiempo llevé una cicatriz que no era mía ¿Cómo es eso? En mi sueño llevaba una cicatriz de tela pegada con grampitas a mi muslo. Cuando me daba cuenta de esto me empezaba a quitar las grampitas que se salían con tan sólo tocarlas. Las desprendía sin dolor alguno. Debajo de la tela había sólo piel. Mi piel. No había cicatriz.

¿De quién era la cicatriz de tela que llevaba en mi muslo? ¿O era acaso un talismán que me protegía? Tal vez ya no necesito de la cicatriz para continuar. Tal vez ya no necesito mentir. O para ser más sincera... tal vez necesito mentir menos.

6 de mayo de 2018

El centésimo mono

Para el cumpleaños de Nico, el Puma y Guses nos regalaron dos entradas para ir a ver "El centésimo mono" de Osky Guzmán (así de suertuda soy, una acuariana nacida en pleno febrero que disfruta de los regalos de su taurino compañero). Así que ayer nos tocó ir al teatro "La Carpintería", una sala preciosa con un barcito adelante, todo muy cálido. No teníamos mucha idea de qué es lo que íbamos a ver pero confiábamos plenamente en Guses que siempre nos ha asombrado con sus recomendaciones. 
Y esta vez no fue la excepción. La obra nos encantó y a mí personalmente el final me hizo llorar a viva lágrima. Hace mucho que el arte escénico no me hace llorar de emoción así que debo decir que "El centésimo mono" me llegó hasta el alma. La recomiendo fervientemente a todo aquel que quiera conectar con la vida, la magia, los sueños y la muerte.


Seiki

El Qi, Chi, Prana esta ahí pero nadie sabe muy bien qué es. Y sin embargo, es. Por eso cuando Frans Copers posó sus manos sobre mi sentí que...