18 de julio de 2006

Río abajo

Como hojita a la deriva me sumerjo en mis quehaceres cotidianos.
Nada tiene de cotidiano esto.
Nada.
Entonces decía: la hojita a la deriva.
Río, río, río de verdad.
No me quejo. Peor es estar en un charco de agua estancada.

Eriotz-orri

Este árbol está plantado en la cochera de casa y en la puerta de la escuela de shiatsu donde trabajo. Así que lo veo muy a menudo y sé algun...