25 de noviembre de 2013

Fin

Y de pronto sucedió que se llovió todo. La nube se ha esfumado. El agua corre como hilos sobre mi alma y el corazón continúa latiendo, rojo y enamorado porque la vida es un privilegio. También lo es el tiempo que corre por mis células. Y lo es que todos ustedes vivan sus vidas al compás de este tiempo. Algunos le llaman ilusión. Hay quienes dicen que esto no es más que un escenario dispuesto por vaya uno a saber qué inteligencia cósmica.
Se llovió todo y el cielo está límpido.
Vamos por la transformación.
La nube se queda acá.
Yo me voy.

18 de noviembre de 2013

Cadena alimenticia

Salgo al jardín, descalza, con un mate, dispuesta a disfrutar de la mañana increíble del domingo. En el fondo, cerca del limonero veo un montículo de plumas y algo rojo. Me voy acercando lentamente intuyendo ya lo inevitable. Es un pájaro. O lo que queda de un pájaro: plumas, cabeza y patas. El resto ha sido devorado. Las hormigas negras no pierden el tiempo y ya están haciendo su trabajo de hormiga. Pronto no quedará nada. Busco a la culpable de todo esto. La gata no está por ningún lado. Luego recuerdo, sí, está durmiendo la mona en mi cama, extenuada, seguramente haciendo la digestión.

6 de noviembre de 2013

Identidad

Soy bajita, flexible y alguna gente piensa que me faltan un par de tornillos en la cabeza. Bueno, allá ellos.
Lo cierto es que mi casa, por así decirlo, hoy también trató de decirme algo. Creo.
Por ejemplo, tengo un termotanque al que le pusieron unos "tacos altos" para que calzara justo con la medida de los caños del termotanque anterior.
Y eso no es todo.
A la cocina a gas le instalaron un caño flexible (ahora la puedo correr cuando quiero y limpiar lo que se cayó detrás, lo que no se ve) pero en el interín de cambiarle el caño, perdió un par de tornillos en la tapa ya que se negaban a salir. Hubo que cortarlos literalmente con una agujereadora. En fin.
Claramente, no siempre se logra limpiar las cosas suavemente.