31 de diciembre de 2011

Verdades sobre las palomas

Hace unos días, me invitaron a cantar en un casamiento mitad argentino mitad anglosajón. Eso quiere decir que había una cantidad de extranjeros importante. Británicos, franceses, brasileños, turcos... una mezcla muy extraña y alegre. Salió todo muy bien y cantar allí fue muy emotivo.
Luego, me invitaron a quedarme a la cena-fiesta.
El lugar era increíble. Dos salones donde se podía comer y bailar, un patio inmenso lleno de plantas y silloncitos donde recostarse y tomar todo tipo de tragos deliciosos acompañados por bocaditos de salmón, queso brie y champignones.
El champagne que circulaba era puro champagne francés y todo el mundo sabe cómo las burbujas se suben rápidamente a la cabeza y lo delicioso que se siente.
Estábamos sentados alrededor de una mesa con algunos argentinos y una pareja de franceses. Hablábamos como podíamos de distintos temas y en un momento alguien comentó su odio por las palomas.
-Son horribles realmente. Parecen ratas con alas.
-Y hacen ese gorgorito tan feo.
-Además transmiten enfermedades.
-Y no hay forma de combatirlas. Se adueñaron de la ciudad.
-Van a traer halcones. Dicen que con eso van a disminutir.
-¡AH! ¡Buenísimo! ¡Te quiero ver cuando te cague un halcón en la cabeza!
-¿Pero cuántos halcones soltaron? ¿Dos?
-No sé... pero son el bicho depredador...
-La palomas los van a cagar a trompadas. Dos halcones contra un millón de palomas. ¡Eso va hacer una batalla justa!
-Bueno, basta... el punto es que son odiosas. Es un bicho repugnante.

Y entonces pregunté:

-¿Por qué te parecen repugnantes?
Todos me miraron.
-No, en serio, quiero saberlo. Debo admitir que a mí siempre me gustaron las palomas. Y de hecho les saqué fotos a muchas palomas en mi vida. Por ejemplo, mientras todo el mundo fotografiaba la iglesia de la Piazza San Marco yo le saqué fotos a un par de palomas en pleno momento de copulación.
-¡Por dios! ¡Son horribles!
-Pero ¿qué es lo horrible? ¿Las plumas?
-Ni siquieran cantan, hacen ese ruido feo...
-Bueno, los perros tampoco cantan y sin embargo la gente no se queja del ladrido de los perros.
-No sé... ¡transmiten enfermedades!
-...
-...
-VOS también transmitís enfermedades.

Y ahí quedo saldada la cuestión. Porque a nadie le gusta que lo comparen con una paloma o una rata. Y el que esté libre de gérmenes ¡que tire el primer antibiótico!

30 de diciembre de 2011

Algo que me mandó mi papá por mail

"El hombre y la piedra"

El distraído, tropezó con ella,
El violento, la utilizó como proyectil,
El emprendedor, construyó con ella,
El campesino, cansado, la utilizó de asiento,
Drummond, la poetizó,
David, la utilizó para derrotar a Goliat,
Y Michelangelo, le sacó la más bella de las esculturas.

En todos los casos la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el
hombre...

El año que viene es el mismo para todos,
depende de nosotros lo que hagamos con él.

¡¡¡Muchas Felicidades para el 2012!!!

27 de diciembre de 2011

The meaning of life

Hablando por teléfono con un amigo que está muy deprimido y que las fiestas no lo ponen particularmente feliz.

-Soy el mismo gil de antes, Flor, siempre tengo los mismos problemas.
-No, no digas eso...
-Estoy mejor que antes, sí, pero al final el carácter es el mismo.
-Te voy a decir algo, escuchame...
-Y mi laburo ya no lo soporto...
-No debe ser tan así...
-Sí, es así, ya nada me interesa. Todo me resulta lo mismo. Yo siempre soy el mismo.
-Bueno, ¡basta!, escuchame: TODOS SOMOS LOS MISMOS GILES SIEMPRE.
-...
-Es así, ¿entendés?
-...
-Al final todos siempre tenemos que lidiar con el mismo problema.
-...
-Ahora, dejame terminar... uno puede elegir sobrellevar esta verdad de una manera o de otra.
Vos tenías una forma muy autodestructiva de llevar tus problemas y lo que ahora cambió es el enfoque, ¿entendés? El enfoque lo es todo.
-...
-Pero en el fondo, sí, somos todos unos giles. Y SIEMPRE el problema va a ser el mismo.
-...
-Jingle bells!

24 de diciembre de 2011

Navidad 2011

El paso del tiempo, cuenta.
Estar juntos, cuenta.
Brindar por buenos deseos, cuenta.

Tener grandes amigos,
una familia
un amor
una casa para recibir
comida para compartir
regalos para agasajar.

Todo eso, cuenta.
Así que... ¡Feliz Navidad!

Bizarre

-Una paciente mía me pasó los números de teléfono de sus dos hijos.
-¿Para?
-Quiere regalarles sesiones de shiatsu para navidad.
-La idea es buena pero hay algo medio raro.
-¿Por?
-¿No se supone que ellos te tienen que llamar a vos?
-Sí, entiendo el punto, pero bueno, ya quedamos así.
-Es un poco bizarro... ¿vas a llamarlos y decirles, hola, tu teléfono me lo dio tu mamá, soy tu regalo de navidad?
-Bueno, quedate tranquilo, todo lo que hacemos siempre lo hacemos con ropa.
-...
-De puro algodón natural.

23 de diciembre de 2011

Kill Santa y aguante el guefiltefish

Finalmente la Navidad se hace en casa con parte de la familia de Nico y mi familia.
En esta casa nunca hubo arbolito pero como mañana habrá niños, Leti trae unas guirnaldas y unas luces para adornar uno de los ficus que tenemos en maceta. Bien ahí. Tratamos de ponerle la mejor onda.
Esta navidad será la primera navidad que la familia de Nico pase sin su papá y eso pesa. Tratamos de que todo sea lo más llevadero posible. Organizamos el tema de la comida y nosotros decidimos que vamos a hacer un guefiltefish porque Jesús era judío y además revolucionario. Hoy, entre otras cosas, decidimos ir con Nico a Jumbo a terminar de hacer algunas compras en el supermercado y de paso comprar algunos regalitos que ya teníamos pensado en el Unicenter.

Es sabido que en el Jumbo de Unicenter no te dejan entrar con bolsas que no sean del propio Jumbo. Para eso hay unas señoritas con la sonrisa pegada que te envuelven las bolsas ajenas en unas enormes bolsas transparentes y las sellan de modo que vos no puedas robarte nada del supermercado haciéndote el vivo y metiendo algún que otro producto en tus bolsas. Como ya habíamos comprado los regalitos de Navidad, nos los envolvieron y entramos muy confiados en el supermercado más cheto de Zona Norte.

Pasamos por la pescadería.
Pasamos por la verdulería.
Pasamos por la góndola de vinos.
Pasamos por la de gaseosas.

Y de pronto...

-Nico, ¿vos tenés la bolsa de los regalos?
-No, está en el changuito.
-No está.
-¿Cómo que no está?
-Y no...

Así de simple. Nos afanaron los regalos de navidad en el hipermercado. Alguien manoteó la bolsa dentro del changuito en algún momento de descuido y se llevó de un saque los regalitos que habíamos comprado.

¿Espíritu navideño?
Cero.

21 de diciembre de 2011

Una tarea espiritual: digerir

Un ejemplo de por qué la digestión es importante. ¿Cuál es la función del sistema digestivo? Tomar los alimentos, digerirlos, llevarlos a la sangre y eliminar lo que no sea necesario para el organismo. ¿Qué nos dice Ohashi al respecto?: "¡Eso es una tarea espiritual! Esencialmente significa la capacidad para obtener lo que se necesita para la vida, hacerlo asequible para uno mismo para la supervivencia y la felicidad propias y eliminar lo que no se necesita".

19 de diciembre de 2011

Friends

Conversando con Nico escucho que me dice:

-Antes, cuando éramos chicos, era más fácil hacer amigos.
-¿Por?
-Por ejemplo, le preguntabas a un chico: "¿Te gusta la Coca?", " Sí", "¡A mí también, seamos amigos!"
- Yo cuando era chica tenía una amiga a la que no le gustaba la Coca.
-No era tu amiga, entonces.
-¡Era mi amiga! Además me acuerdo que era evangelista.
-¿Qué tenían en común?
-No sé... ¿ir al mismo colegio? Una vez... me regaló una biblia.
-¡Dios santo, Florencia! ¡Te quería convertir!
-¡No! Bueno, no sé... igual mi mamá la desestimó pronto y esa biblia desapareció de casa.
-Es lo que dije antes, cuando éramos chicos no necesitábamos nada para hacernos amigos. Imáginate ahora hacerte amiga de una evangelista porque las dos fueron a puán.
-No hay evangelistas en puán.
-Error. Hay evangelistas en el congo ¿no va a haber en puán?

18 de diciembre de 2011

Dios los cría y ellos se juntan

Hablando con Nico mientras merendamos.

-Te acordás de esa amiga tuya a la que no viste más... la que se burlaba de los enanos y deformes que atendía en el hopital donde trabajaba. ¡Dios! ¡No puedo creer que esa mina hoy sea médica y atienda personas!
-Bueno, capaz es así porque es adoptada.
-¿Eh?
-Sí, sus padres son rubiecitos y ricos y ella siempre fue fea y negra.
-¡Por dios, Nico, no seas ridículo!
-Pensá que no la debe haber pasado bien en esos colegios de ricos donde van todos los rubiecitos y blanquitos mientras ella era siempre la fea del grado.
-No puedo creer lo que estás diciendo.
-Flor, no todo el mundo tiene una vida interior. En vez de leer y tener su propio mundo interior esta chica quería ser la cheerleader del grado. ¡Claro que iba a sufrir!
-¿Estás hablando de alguien en particular cuando decís eso de leer y tener un mundo interior?
-Claro, mi amor, vos leías y tenías tu mundo interior...
-Que lo compartía con mis amiguitas. No como vos que jugabas a los soldaditos siempre solo.
-¡Eran neanderthales, Florencia! No sabían jugar.
-¿No sabían jugar?
-No. Por ejemplo, yo les explicaba que un revólver tiene ocho tiros, no cuatrocientos. Había que recargarlos de vez en cuando.
-¿Les explicabas que un revolver tenía 8 tiros?
-¡Claro! No era un ignorante porque leía y me gustaba y...
-Nico, jugar con vos debía ser insoportable. Me siento muy normal al lado tuyo.
-Florencia, a vos tus amiguitas te miraban raro cuando hablabas... Y todo porque leías libros y tenías un vocabulario extraño para tu edad.
-¡Eran estúpidas! ¡Se asombraban de que usara adjetivos!
-Ahí tenés.

Diciembraje*

7:45 de la mañana de un domingo. Me levanto con el estómago revuelto. Es evidente que no debo ingerir más alcohol -aunque sea de buena calidad- por unos días hasta que por lo menos se calme mi sistema digestivo. Es muy temprano pero casi por inercia decido chequear mails. Hay uno de Mademoiselle que en tono quasi desesperado dice: ¿te puedo llamar?

Me empiezo a reir sola frente a la computadora.

-¿Y qué pasó con el melatol?
-¡No puedo pegar un ojo!
-Bienvenida al clú. ¡Yo tampoco!
-¡Siento que no voy a dormir nunca más!

Tengo en la olla un buen puñado de arroz integral, algas, lentejas, verduras.
Tengo un hambre de siglo pasado. ¡Por Dios! ¿Qué te pasa, diciembre?

Que venga la noche un poco o me voy a morir de tanta vida.

*Palabra robada de Nat Méndez

Muros no virtuales

16 de diciembre de 2011

Ay, Flor, es que vos tenés un carácter muy fuerte...
Hablo con mi hermano durante dos horas por teléfono. Lo adoro. Es tan bueno no ser hija única. Es tan bueno tener un hermano. Es tan bueno tener un hermano como mi hermano.

14 de diciembre de 2011

Recién una paciente me acaba de preguntar por qué me dediqué al shiatsu. Le respondí con una sonrisa. ¿Cuál versión preferís? ¿La que digo habitualmente o la que descubrí en el diván?

13 de diciembre de 2011

El amor (palomitas de la virgen)



-Te amo.
-Yo también.

Todos son felices en fb

me gusta que gustes de nuestro gustarnos...

La lluvia que no supe filmar

Qué belleza la música hoy. Las cuerdas de mi guitarra suenan y cantan. Yo tengo la voz clarita como el arroyo de una montaña. Busco las canciones del amor. Para cantarle al buen amor. Diciembre es el mes de los cierres. Y cerrar así, con alguien que quiere que cante canciones de amor, era algo que no me lo esperaba.

12 de diciembre de 2011

El mapa y el territorio (Michel Houellebecq)

Terminé de leer El mapa y el territorio de Michel Houellebecq. Excelente. Me lo dio mi padre al son de estas palabras: me lo leí de un tirón y creo que a vos te va a gustar. Me gusta compartir libros para después hablar de ellos. Y me gusta que me presten libros.
El mapa y el territorio es un libro impecable. Va directo al corazón del capitalismo. Lo desmenuza y hace las preguntas pertinentes. Sin ser sociólogo ni historiador, Houellebecq interpela a los medios de producción, los modos de producción y la historia del trabajo humano.
Pero todo esto, la verdad no quiere decir nada.
Houellebecq es un gran escritor y su libro se lee de un tirón.
Al menos es lo que me pasó a mí.

10 de diciembre de 2011

"Esta casa está embrujada", dijo el técnico de Fibertel

La conexión a internet nunca anduvo de maravillas en esta casa. Pero yo estaba emperrada en que seguro era por el router y la wifi y que si enchufábamos la máquina directamente al cable módem todo iba a estar bien.

Lo cierto es que hacer eso era medio un imposible. Para enchufar la máquina había que cambiar la conexión de lugar. El cable módem estaba en un cuarto que al principio solía ser un escritorio pero luego, con los años se había convertido en mi consultorio de shiatsu. El escritorio lo mudé a otra pieza y la compu quedó en manos de un routercito muy simpático que con su antenita parada parecía un marcianito blanco con sus luces verdes titilando. Mi hermano ayudó en la instalación del routercito y listo el pollo, tenés nuevo consultorio de shiatsu e internet en toda la casa.

Pero hete aquí que la idea de que la banda ancha estuviera en el cuarto de shiatsu no me gustaba ni un poco. Primero porque a partir de ahí, si la internet no había sido gran cosa, empezó a funcionar cada vez peor. Luego porque no era muy "energéticamente" higiénico que la banda ancha estuviera ahí custodiada por un Buda hermoso que me miraba desde su podio mientras yo daba las sesiones de shiatsu en el futón.

El año pasado, el padre de Nico y su mujer me regalaron una lámpara de sal preciosa que se suponía que ayudaba a neutralizar las radiaciones de los aparatos electrónicos. Ustedes podrán creer o no en estas cosas pero a mí me hacía mucha gracia que la lámpara de sal se dedicara a neutralizar la banda ancha. Me imaginaba una guerra silenciosa entre la lámpara de sal y el cable módem donde a veces ganaba una y a veces ganaba el otro. Claro que esto nunca lo discutí con nadie y no tengo idea de si la banda ancha afectaba a mis diagnósticos de hara o algo. A veces, cuando venían pacientes, optaba por desenchufar el cable módem y se acabó el problema, dejaba sin internet a toda la casa y si Nico estaba chequeando mails me puteaba por lo bajo.

Lo cierto es que por fin nos decidimos y llamamos a la empresa de cable para que viniera a cambiar el cable módem de lugar. Acordamos un día y vinieron dos técnicos a hacer una tarea que parecía ser sencilla. Agujerearon una pared, tiraron un cable, habilitaron una boca nueva y enchufaron el módem.
El cable módem estaba muerto.
-Qué raro - dijo uno de los técnicos.
Estuvieron tres horas tratando de que la internet funcionara y no lo lograron. Concluyeron que en el único lugar donde andaba la conexión era en el cuarto de shiatsu. Dejaron todo como estaba antes y se fueron diciéndonos que tendríamos que hacer una reinstalación.

Les ahorro todas las llamadas teléfónicas que hicimos para que vinieran nuevamente a casa a hacer la dichosa reinstalación. Desde sus cómodas oficinas los empleados nos decían: "Pero acá la computadora me dice que hay señal, que ustedes tienen internet".
-¡¡Pero no hay!!-le gritábamos nosotros desde el otro lado del teléfono.
Finalmente, un viernes feriado, vinieron otros dos técnicos de Fibertel a ver qué pasaba. Estuvieron alrededor de dos horas, pusieron cables nuevos, reinstalaron todo y... el cable módem estaba muerto.
-Tu casa está embrujada, no sé qué decirte - le dijo uno de los técnicos a Nico.

Yo que estaba en la cocina cebándome unos mates y leyendo un libro de Elisabeth Roudinesco sobre por qué tanto odio contra el psicoanálisis me reí por lo bajo y pensé: "fue la lámpara de sal maldita". Mes a mes había ido minándolo todo. Tuvieron que cambiar la conexión completa, poner todo de cero. Yo no entiendo nada de nombres pero hasta el mismísimo cable módem tuvieron que cambiar porque el viejo que teníamos ya no levantaba señal.

Y después me vienen a hablar de energía a mí.