26 de noviembre de 2005

Estreno: Zamacueca


Pies exactos, demorados.
La entrega se consuma.
Por fin.
Una danza de pasos bellos, imperfectos.
Mi Frida,
esta vez la mas bella, la mas blanca, la mas desnuda,
muere en mis brazos en su totalidad.
Quiero revivirla pero su aliento se ha vuelto inmóvil.
Las lloronas hacen el resto.
Muero en el centro mismo del escenario.
Y hasta lloro
por ella
por mi que también soy Frida.
Frida roja. Frida Flora. Roja Flora. Flor
Roja.
Y luego, camiseta roja, azul, amarilla y blanca.
Salimos del teatro, cantando.
Una copa y una cala me esperan esta noche.

25 de noviembre de 2005

Ay de este azul

Ahora que lo pienso el azul era mi color preferido.
Luego pasó al rojo
y luego al verde
turquesa.
Pero el azul se ha perdido. Se ha perdido irremediablemente.

23 de noviembre de 2005

Tuñón en Corrientes

Ayer, olor a lluvia sobre la calle Corrientes.
Y violines desocupados, estalactitas de hojalata, veredas rotas.
Los zapatos aguijoneando cemento fresco, telas livianas, un mal gusto reinante y la sal de mis lágrimas vertidas un invierno del 2004.
Olor a lluvia sobre mi pelo.
Entro al CCC.
Un poeta y tu voz brillante. Brillante, te dije.
Pero no te dije:
Qué pena no haber sido joven en los años veinte, no haberte conocido en esos años, no haber bailado un tango con vos en esos años.
Olor a lluvia
en tu voz.
Orador,
la voz del poeta se encarna en tu prosa hablada.Y los calambres, los enredos, los nudos, Corrientes y la comitiva brillante me envuelven en un rebozo bordado de preguntas.


Ningún gel que dibuje mi perfil desgreñado.

7 de noviembre de 2005

Titilar

Ayer hicimos una larga caminata. Entre paso y paso el aliento se perfilaba delgado, minúsculo. La hilera de árboles se perdió y la avenida viró en arroyo.
Preferimos las piernas. Un bichito de luz será feliz con su parpadear titilante pero ya. Titilar está bien pero para un bichito de luz. Las estrellas no titilan: pura invención del cielo terrestre que las disfraza cubriéndolas.

Segundo balance 2017

Empecé un segundo profesorado de yoga en la tradición krishnamacharya. Debo admitir que lo empecé sin saber a dónde me llevaría. Sólo sabía...