29 de agosto de 2011

El Puente

Hoy la clase de Lili fue una bellecita. Tengo que acordarme de estas clases para repetirlas en casa y también para enseñarle a Nico algunos ejercicios simples que siempre me pide. La clase de Lili la puede hacer todo el mundo que tenga ganas de hacer yoga. Todo el mundo. Es bien democrática. Lo más importante de sus clases es la respiración. No importa si nos movemos poco, lo importante es acompañar el movimiento con una inspiración o una exhalación. Y que sea en el momento justo. Cuando esto sucede la clase se transforma en un mar de oxígeno, personal y propio.
Ayer la postura más complicada que hicimos, creo, fue Setu Bandha. Setu significa puente y Setu Bandha es la construcción del puente. Tonifica las regiones cervical, dorsal, lumbar y sacra de la columna vertebral. Dice Iyengar: "Los músculos extensores de la espalda se hacen potentes y las caderas se contraen y endurecen". Me gusta mucho hacer Setu Bandha. Me deja la columna toda alineadita.
Ayuda mucho a quienes tiene escoliosis o algún otro problema de columna.

El "presente"

Conocer la flor es convertirse en la flor, ser la flor, florecer como la flor y gozar de la luz del sol y la lluvia. Cuando se hace esto, la flor me habla y conozco todos sus secretos, todas sus alegrías, todos sus sufrimientos, es decir, toda su vida vibrando dentro mí misma (...) Al conocer la flor me conozco a mí misma. Es decir, al perderme en la flor conozco mi Yo lo mismo que la flor.

D.T. Susuki (fragmento)

28 de agosto de 2011

La boda de Lau

Se casa mi amiga a quien amo y amaré siempre. Ha estado conmigo desde que teníamos 14 y 15 años, respectivamente. Es la persona que me vio crecer y que más me vio enamorarme y desenamorarme en la vida. Nos hemos regalado horas y horas de nuestro tiempo. Compartimos muchísima música, cartas, libros, danza, clases, viajes, incluso escenarios. Se casa esta semana y ahí estaré para ella, seré su testigo, testigo de sus ganas, de su deseo, de su compromiso.
Y me doy cuenta de lo que es importante. Y la abrazo y la acompaño en su deseo. Y entiendo algunas cosas que antes se me escapaban. Y doy gracias a la vida porque ella esté en mi vida.
A pesar de muchas cosas tristes.
Pero gracias a muchas cosas bellas también.

27 de agosto de 2011

Hemisferio derecho

Ayer en la clase no me acuerdo nada de lo que hicimos. Pero sé que me encantó. Hoy tengo el cuerpo livianito y la mente tranquila. "Es que trabajamos con el hemisferio derecho", dice Lili cuando le explico que nunca puedo repetir sus clases en mi casa.
Ajá.

23 de agosto de 2011

Comprender

Entro al blog de Vian y leo su magnífico post "la imaginé entrando en una habitación vacía".
Me recordó a alguien.
El epígrafe del post es también una joyita.

"Dicen que la gente no comprende lo que lee,
pero yo creo en realidad que sólo comprenden lo que leen
y no comprenden lo que viven"

Otto Wingarden

20 de agosto de 2011

Por qué me gusta agosto

Yo creo que agosto es el sol. Aunque a veces llueva. Porque algo en el aire nos anuncia la primavera que aún está dormida. Nos la anuncia con el primer brote de los jazmines chinos, con las primeras azaleas florecidas, con el zig zag de los días soleados y nublados, sin decidirse por si el sol o la lluvia. La primavera está en puerta y agosto nos lo recuerda con inestabilidad, con desequilibrio, con fuerza. Porque para brotar no queda otra que hacer fuerza, ir hacia adelante, romper el cascarón. Todo eso porque queremos sol. Ni más ni menos.

Y por eso agosto es un mes que me gusta mucho.

17 de agosto de 2011

Pararse sobre la cabeza

Clase de yoga. Estoy hecha un bollito en la posición del niño. Acabo de estar algunos minutos en shirsasana, el equilibrio sobre la cabeza.

-Muy bien tu paro de cabeza, Flo - me dice la profesora mientras me da una suave palmada en la espalda. -Espero que muy pronto lo puedas hacer sin la pared.

Todavía no puedo subirme al paro de cabeza sin la pared. La necesito. Luego del primer envión, una vez que estoy arriba, no tengo problemas para lograr el equilibrio. Pero en el momento de subirme al asana me da terror caerme para atrás.

-Todo llega a su debido tiempo- me dice la profesora- pero va a llegar un momento en que no vas a necesitar la pared. Mientras sientas que sí, usala. Todos al principio necesitamos de un sostén cuando nos paramos por primera vez.
-Es que me da miedo irme para atrás.
-Es lógico, estás aprendiendo a pararte sobre la cabeza. Pero pensá que es es lo mismo que cuando te paraste sobre los pies. Sólo que ahora es a la inversa. Tenés que aprender a pararte al revés.

Y se va a corregir a otro alumno.
Y me deja boquiabierta. Como un bebé que recién dio sus primeros pasos agarrado de algo que lo sostiene.

Sistema respiratorio

Tuvimos clase de anatomía. Vimos aparato respiratorio. Para que se den una idea, en los pulmones de una manera sumamente inteligente tenemos alrededor de 100 m cuadrados de espacio. Como una cancha de futbol pero en forma radicular. Y el pulmón derecho no es igual al izquierdo. La próxima vez que alguien me pida que sea simétrica le voy a sonreir.

El cuerpo es una maravilla inteligente. Después les cuento más.

16 de agosto de 2011

Desde el sábado que no me hacía un tiempo para extender el mat y hacer mi práctica. Hoy el día está gris, nublado, húmedo. Me desperté con la sensación de querer buscar calor, sequedad. No lo dudé y extendí el mat. Últimamente me despierto más temprano de lo que me corresponde de modo que tengo un momento de la mañana para mí. No siempre puedo respetarme ese tiempo pero cuando lo hago lo siento como algo sagrado. Es maravilloso. Espero que esto me pase muy a menudo.

15 de agosto de 2011

La Tana

Hoy volví a ver Un novio para mi mujer. No me acuerdo en que año se estrenó pero sí me acuerdo que la vi el año en que me separé de Guille. Y debo decir que, si bien la película es una comedia, yo en ese momento no paré de llorar durante toda la trama.

Adrián Suar y Valeria Bertuccelli hacen el papel de el Tenso Polsky y la Tana Ferro, una pareja que llevan varios años viviendo juntos, ella sumida en una depresión iracunda porque no encuentra su rumbo en la vida y él que ya no la soporta y quiere separarse pero no sabe cómo.
Lo que yo veía básicamente en la pantalla, hace tres años, era a un tipo con mucho miedo a enfrentarse con cosas (su padre, su futuro laboral, su propia mujer) y una mujer con una ira tremenda frente al mundo que la rodeaba porque las cosas no le habían resultado como ella hubiera querido. En resumidas cuentas: miedo y frustración, una combinación letal para la felicidad.

La verdad es que yo no podía dejar de sentirme reflejada en muchas de la actitudes de la Tana Ferro. Esa sinceridad violenta cuando se declara enemiga del optimismo y dice: "que alguien me explique lo que es una desgracia con suerte", o cuando pone en ridículo a las amigas de Tenso dando a entender su desprecio por los buscadores de coincidencias pelotudas: "Así que Gachi, Pachi, vos, tu ex novio y yo somos de sagitario, mirá que grosso, eh". El personaje de la Tana hoy me hace reir pero hace tres años me hacía llorar. Y es que vivir con ese nivel de ira no se lo deseo a nadie.

De hecho, una de las escenas que aún hoy me sigue partiendo el corazón se desarrolla en el consultorio de la psicóloga. Ellos ya están separados pero aún así aceptan ir a estas sesiones para clarificar qué pasó. Frente a los reclamos de él, en un momento ella le dice: "Me parece que las personas no son felices todo el tiempo". Frase muy acertada por cierto. Porque es cierto. No somos felices todo el tiempo. Más allá de lo que podamos cambiar o mejorar, la verdad es que hay momentos en la vida que si te tocan vivirlos a edad muy temprana pueden ser muy duros.

Vivir en pareja y bancarse al otro cuando está pasándola mal, no es nada fácil en este mundo cada vez más egocéntrico. Hay que saber poner el hombro y dejar el egoísmo de lado. Hay que saber querer y eso no abunda por doquier.

La actuación de la Bertucelli es maravillosa. Y banco el personaje de la Tana a muerte. Porque en algún punto, quienes han tenido parejas de larga convivencia, se han visto más de una vez en esas situaciones excéntricas. No hay que ser tana para eso sino simplemente tener un poco de sangre en las venas. Y eso, por suerte, nos sucede a todos los que estamos vivos.

Ah, esta escena es imperdible:




14 de agosto de 2011

¿Gajes del oficio?

Mi novio anda con una lumbalgia hace un par de semanas. Ahora está mucho mejor y por eso a veces en mis demostraciones de afecto más sinceros tenemos pequeños accidentes.

Él-¡AAAAyyy!
Yo-¡Mi amoooor!
Él-¡Agggh! ¡Florenciaaaa!
Yo-¿Qué? ¿Qué pasa?
Él-¿¿Por qué siempre vas y me tocás donde más duele??
Yo-Porque... ¿soy terapeuta de shiatsu?

Poesía contemporánea

Estamos frente a la puerta de la heladera donde están pegadas las palabritas amarillas -todas mezcladas y desordenadas-, regalo de nuestra amiga Píscica.

Él -¡Borraste mi poema!
Yo- Eeeh, sí.
Él-¿Por qué?
Yo- Fue un día que estaba enojada con vos.
Él -¿Eh?
Yo- Y sí... tenía que expresarme.
Él -Bueh, voy a hacer otro...

Busca una palabra. La encuentra. Veo que coloca un "estás" en un extremo de la heladera. Se queda quieto, buscando la siguiente palabra. No la encuentra. Lo ayudo.

Yo -¿Loca?
Él -Sí... la estoy buscando.
Yo -No te gastes, esa palabra no está.
Él -¿Cómo que no está?
Yo -Y no. No está. Te acordás que son palabras para hacer poesía.
Él -¡Con más razón, entonces! ¡Poesía contemporánea!

11 de agosto de 2011

Iyengar

Hoy la clase fue de Iyengar puro. Me gusta el método Iyengar porque siempre se puede ir un poquito más alla de los límites de nuestro cuerpo y los elementos de esta técnica lo permiten. Cintos, columpios, bolsters, ladrillos de madera y las infaltables mats.
Cuando pienso que comencé a practicar yoga en el piso de madera de un estudio de danza en Colegiales y terminé con todos estos elementos a mi alrededor no puedo sino reirme. Me gustan los elementos pero no siempre. A veces es lindo también servirse del propio cuerpo y el espacio.
La clase consistió en muchos estiramientos hacia adelante, torsiones (que me hacen muy bien) y apertura de caderas. La clásica shirsasana y sarvangasana con cinto en los brazos y frazadas para no lastimar las cervicales.

Salí energizada y con más espacio en mis intercostales.

10 de agosto de 2011

Ordenar la biblioteca

Me gustaría que Vian venga a ordenar mi biblioteca. Le cebaría un mate y me sentaría a su lado. Aunque no sé si los chilenos toman mate.

Vitalidad

Que lo parió. Van sólo cuatro días y ya me siento con una vitalidad increíble. A la noche caigo rendida de sueño. Si vuelvo a abandonar esto, por favor, recuérdenme este post. Nada de lo que pase de ahora en más me tiene que desviar de esta decisión.

Lo de lavarse los dientes, era un decir. A veces, me olvido de lavarme los dientes. Sí, soy de esas personas.

9 de agosto de 2011

To play

-Todo está en los juegos de cuando éramos niños - le digo a Andrés.
Estamos sentados en una mesita redonda comiendo pizza de varios gustos. Hay otra gente a nuestro alrededor pero en este momento siento que sólo le estoy hablando a él. Le estoy diciendo algo que hace mucho quería decirle. Le estoy diciendo, entre otras cosas, que jugar con él cuando éramos niños, fue una de las mejores cosas de mi infancia.
Y sé que Andy me entiende porque hay algo en la mirada de él que abraza.

Respirar

Hoy la clase la dio Andrea. A Andrea le falta muy poquito para ser profe y hoy estaba ella a cargo de la clase.
Me gusta tomar clases con profesores diferentes. Siempre aprendés algo nuevo. Cada profesor le da su propia impronta al yoga y eso me hace descubrir nuevos modos de abordar un asana o de abordar una serie de asanas.
Hoy, por ejemplo, Andrea nos dio una serie de asanas que comenzaba con la silla yóguica y luego continuaba con algunas variantes de adomukas, urdvamukas combinadas con bujangasanas. Resultó ser una serie muy fuerte e intensa de modo que si no respirabas bien no había modo de seguirla.
La respiración lo es todo. Inhalar y exhalar en los momentos correctos hacen que una serie salga bien o sea un fracaso. Cuando estamos respirando bien la serie sale como por un tubo.
Maravilloso.
En realidad todas estas asanas son una buena excusa para no olvidarse nunca de respirar.

8 de agosto de 2011

Todos los días

Hoy me propuse hacer yoga todos los días. Si debo ser sincera debería concurrir a todas las prácticas que el centro ofrece a los alumnos del profesorado pero eso no está ocurriendo. Por alguna razón no he podido llevar ese ritmo. He intentado descubrir si estas razones eran válidas y he descubierto que es en vano querer imponerme el camino del yoga. Tengo que quererlo. Quererlo de tal modo que hacer yoga sea como respirar, comer, tomar agua, bañarse, lavarse los dientes. Por eso, además de las clases que son necesarias, me propuse hacer yoga acá, en mi casa, un poco, todos los días. No es que no lo haga. En realidad, es algo que me sale hacer, muchas veces. Pero ahora me gustaría documentarlo. Quizás sea aburrido para quienes vayan a leer esto pero para mí tiene un sentido. Después de hacer un saludo al sol me siento con la mente más clara y los músculos del cuerpo más firmes y precisos. Tal vez el sol necesita que lo saludemos más. Aunque sea en el living de una casa.

7 de agosto de 2011

5 primos

Llamarse Rossi en este mundo, como suele suceder con la mayoría de los apellidos cortitos y comunes- a veces no significa nada. Somos muchísimos. No nos conocemos entre nosotros y no somos familiares. Sabemos que provenimos de un país que ahora se llama Italia pero eso es todo. Porque Italia - se sabe- es un país muy joven.
Me he encontrado con otros Rossi dando vueltas por ahí que no tienen nada que ver conmigo. Incluso me he encontrado con una que se llamaba igual que yo. Y no, no era yo, créanme.
Pero mis primos Rossi son inconfundiblemente parientes míos.
¿Y saben por qué? Porque somos hijos de Claudio y Guillermo Rossi. Por eso. Y porque nuestro abuelo se llamaba Floreal y nuestra abuela Catita.
Así de simple. El resto de los Rossi de este mundo - que son muchos, ¡muchísimos!- hoy me tienen sin cuidado.
Nosotros, los primos Rossi somos inconfundiblemente parientes por este simple hecho.

Hay algo más que nos une. Algo que es inexplicable. Todos los primos Rossi, en alguna medida, nos dedicamos al arte. Nacimos artistas. O la vida nos hizo artistas. No sé cómo sucedió pero eso también nos hace inconfundiblemente familia. Porque los artistas forman estas familias que sólo a veces tienen que ver con la sangre. Pero no siempre.

3 de agosto de 2011

Retornar otra vez

Yo era un extraterrestre
muy por fuera de esta tierra.

Arriba, en el aire puro
tejía alas de madera
con los árboles vencidos
que habían muerto en las guerras.
Yo cuidaba de esos árboles,
abrazaba sus cortezas,
restañaba sus heridas
acariciándoles las penas.

Yo era un extraterrestre
muy por fuera de esta tierra.

Pues miraba a las estrellas
y rogaba que sus nieblas
me llevaran a una selva
donde hubiera una caverna
donde el sol brillara encima
y un sabio allí dijera:
has llegado, amiga mía,
mi extraterrestre andariega.

La selva la hallé en sus ojos,
en su olor de luna llena
y con la tormenta esa noche
tejimos sus alas frescas.
El sol nos brillaba encima
de su danza andariega
y retornamos a la casa
donde las almas despiertan.

Yo era un extraterrestre
muy por fuera de esta tierra.

2 de agosto de 2011

Canción para Lucho en su cumpleaños

Esta canción del Flaco Spinetta hoy es para vos.



Este día empieza a crecer
voy a ver si puedo correr
con la mañana silbándome en la espalda
o mirarme en las burbujas.

Tengo que aprender a volar
entre tanta gente de pie.
Cuidan de mis alas unos gnomos de lata
que de noche nunca ríen.

Si la lluvia llega hasta aquí
voy a limitarme a vivir.

Mojaré mis alas como el árbol o el ángel
o quizás muera de pena.

Tengo mucho tiempo por hoy
los relojes harán que cante.

Y la espuma gira en torno a mi piel
me han puesto manos para hablarle
a las cosas de mí.

Y al fin mi duende nació
tiene orejas blancas
con un soplo de pan y arroz
Y un hongo como nariz
cuatro pelos locos
y un violín que nunca calla
solo se desprende y es igual a las guirnaldas.

Este día es algo de sal
me dejó vibrando al nacer.
Pesa y es liviano como un hilo sin nombre
suena un poco a mi guitarra.

Tengo que aprender a ser luz
entre tanta gente detrás.
Me pondré las ramas de este sol que me espera
para usarme como al aire.

Y es que al fin mi duende se abrió
tiene un corazón de mantel y batón
y un guiño al ver que todo es verdad.
Ya los gnomos cuidan
a un violín que siempre canta
nunca se adormece y es igual a las guirnaldas.

Y es que nunca calla, sólo se desprende
y es igual a las guirnaldas.

Te adoro, Lucho.

Tu hermana, Flor.

1 de agosto de 2011

El movimiento y su causa

A veces las cosas hermosas llegan a uno aunque vivamos lejos de algunos lugares que dicen ser el centro de esta planeta tan diverso.

Y digo esto porque Clémentine Deluy, Damiano Ottavio Bigi y Thusnelda Mercy son tres bailarines de la TANZTHEATER WUPPERTAL PINA BAUSCH que están acá en Buenos Aires haciendo un montón de cosas hermosas, compartiendo su pasión y experiencia con bailarines argentinos y de países limítrofes. Ayer, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como despedida, presentaron "Otoño (Herbst)" en El Portón de Sanchez y hoy vuelven a presentarse aunque las entradas ya están agotadísimas.

Es la primera vez que estos tres bailarines vienen a la Argentina a desarrollar un workshop de técnica moderna e improvisación en Zafra Estudio y en el Teatro del perro. También estuvieron compartiendo sus experiencias en la ciudad de Azul, Pcia de Buenos Aires, en el marco del Programa Cultural del Municipio "Azul te abriga", con entrada gratuita y un grupo de clases intensivas.

La danza de estos tres bailarines impacta por lo sincera y por la cercanía que genera con el público. ¿No les sucede que a veces, sienten que la danza los aleja como público? Estamos allí, mirando esos cuerpos estilizados moverse de una manera bella pero imposible para nosotros. Los admiramos y nos regocijamos con aquellas formas intraducibles para nuestra organización corporal. Pero nos alejamos irremediablemente. Estos bailarines vienen a romper con eso. Vienen a decirnos en escena: ustedes también tienen un cuerpo. Y los cuerpos hablan, dicen, lloran, ríen, se expresan. Porque el movimiento tiene una causa: el alma de cada uno.


Intérpretes: Thusnelda Mercy, Clémentine Deluy, Damiano Ottavio Bigi.
Coreografía: Malou Airaudo
Productores en Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Catalina Lescano y Teatro del Perro

A las penas les cambio el color

Con este pedacito blanco en mis manos, este bichito de luz pomposo y amoroso, esta Lua amorosa que me regaló la vida (mi madre) siento que t...