Otoño

Una neblina espesa recubre todo. Se escucha el barrer de las hojas obsesivo de mi vecina. Abro la puerta y la rágafa es fresca, las hojas se empujan unas a otras para entrar y desparramarse en el piso de madera. El gato juega con una, la da vuelta y luego se aburre, se arrellana en su sillón de siesta, ronronea y se duerme. 
En la cocina, las ollas largan vapor, el agua borbotea y las legumbres y los cereales se cuecen a fuego lento.
Otoño.

Comentarios

Eli Portela dijo…
Cada vez que empieza me digo a mi misma que sí, que el otoño es mi estación preferida... pero después llega el invierno, que también tiene su encanto.
Abrazo!

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40