4 de febrero de 2013

Ay, nerve touch!

Hoy comencé un curso intensivo de toque suave de tendones (nerve touch), un estilo de masaje tailandés que es, como dice una amiga colega en estas artes, "dolorosamente" lindo.
Cuando llega Nico a casa le propongo que sea mi conejillo de indias para practicar lo aprendido. Accede y subimos a la habitación donde está desplegado el futón de shiatsu.
Nico se acuesta boca arriba y yo me concentro, junto las manos a la altura del pecho, hago un saludo y comienzo por los pies. De vez en cuando le miro la cara a Nico y veo que sufre en estoico silencio tratando aguantarse y de no decir nada. Pero en un momento, cuando estoy a la altura de la fascia lata, el músculo tensor que está en la parte superior y lateral del muslo (y que suele estar siempre muy tenso) abre inesperadamente los ojos y me interpela gritando:
-¡¡Rossi, esto de toque "suave" no tiene nada!!
-...
-¿¿Para qué sirve todo ESTO??
Claramente el "toque suave" de tendones no es para todo el mundo.

1 comentario:

NsNc dijo...

Siempre es bueno tener un conejillo de indias... pero para no tener problemas hay que amordazarlo.

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...