23 de abril de 2013

Profesorado de yoga

Estoy feliz con mi tercer año en el profesorado de yoga. Mi último año. Es un año donde todo se condensa: la práctica, la teoría, el conocimiento de la anatomía humana, la energía recorriendo los múltiples nadis. Anoto las clases que me gustaría dar, las que me doy a mí misma todas las mañanas, las que le daría a potenciales alumnos. Estoy fascinada con las posibilidades que ofrece esta práctica milenaria.
El sábado pasado vino una amiga a recibir su clase de yoga. Acordamos un horario que nos fuera posible sostener a las dos. Nico, a su vez, quiso acompañarnos en la práctica.
Ambos tiene cuerpos tan distintos y necesidades tan diferentes. ¡Desde ya va toda mi admiración a mis increíbles profes de yoga de esta vida que dan clases a varios alumnos todos diferentes y con múltiples dolencias y aún así salen invictas! Mi agradecimiento es mayor porque además han sabido compartir ese conocimiento para que otros como yo podamos a su vez pasarlo.
Un camino nuevo se abre y estoy explorando, caminando, proyectando.
Hacia ya vamos, me parece. 

2 comentarios:

S A L dijo...

felicitaciones!!

Bloggeame Ya dijo...

hola somos un grupo de amigos y tenemos un blog, www.noticiaslamardecuriosas.blogspot.com miradlo si quereis gracias

De otro color

Un par de noches luego de que Mani murió tuve un sueño. Estábamos con Nico mirando alguna serie en netflix, los dos abrazados en el sillón ...