Té de pulmón

Llego a casa. Nico está super resfriado.
-¿Cenamos hoy una de esas sopas que vos sabés hacer y que curan todo?
Se refiere a la sopa de aduki y calabaza.
Le digo que sí, que no hay problema. Y entonces agrega:
-Ah y un té, uno de esos tés que vos hacés, un té de pulmón.
Se refiere, claro está, al té de loto.
-Si, mi amor, enseguida te hiervo un pulmón y te lo sirvo.

Comentarios

Estela dijo…
Muy simpático el post!
Que se mejore (con esos cuidados seguro!).
beso

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40