detalle amoroso

Subte D. Son las diez de la noche. Vuelvo tarde luego de todo un día de estar en distintos lugares haciendo múltiples tareas. Estoy famélica y muerta de cansancio. En el subte está esa mezcla inconfundible de adolescentes de veinte años que casi tienen un cartel en sus cabezas que dice "ya-soy-grande-porque-voy-a-la-universidad" y un puñado de otra gente que seguramente viene de trabajar millares de horas y no puede ni siquiera sentarse derecha. También están los que bailan break dance a cambio de una moneda, sudados y ya sin pudor ni vergüenza. O los que piden una moneda así sin ofrecer nada.
Enfrente mío una chica muy linda me guiña un ojo y yo no sé si la conozco. Me sonríe y ya no sé si es una alumna de lingüística, si la conozco de shiatsu, ¿quién es? Le sonrío también porque no quiero que se sienta mal pero en verdad no la recuerdo.
A mi lado siento un aroma a pizza inconfundible. Las entrañas me crujen. Pienso que debe ser mi imaginación que a esas horas da vueltas y vueltas como un trompo. Pero no. Una chica está sentada al lado mío y sostiene una caja inusualmente grande. Miro la caja y leo "Güerrín".
-Sos una genia- le digo.
Ella se ríe.
-¿Te traés la pizza de Güerrín?* ¿Todo este viaje?
-No es para mí, es para mi novio.
Me la quedo mirando.
-Esto es amor - me dice ella.
Y yo a esas horas, con ese hambre y ese cansancio pienso que sí, que si el amor está lleno de esos pequeños detalles, la pizza de Güerrín que viaja en un subte rumbo a Nuñez es un gesto más que amoroso.

*La pizza de Güerrín es por lejos una de las más ricas de Buenos Aires. Al menos para mí. Queda en la legendaria calle Corrientes, pleno centro. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40