25 de noviembre de 2013

Fin

Y de pronto sucedió que se llovió todo. La nube se ha esfumado. El agua corre como hilos sobre mi alma y el corazón continúa latiendo, rojo y enamorado porque la vida es un privilegio. También lo es el tiempo que corre por mis células. Y lo es que todos ustedes vivan sus vidas al compás de este tiempo. Algunos le llaman ilusión. Hay quienes dicen que esto no es más que un escenario dispuesto por vaya uno a saber qué inteligencia cósmica.
Se llovió todo y el cielo está límpido.
Vamos por la transformación.
La nube se queda acá.
Yo me voy.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No vas a escribir mas!!??? que pena! bueno, el que se va sin que lo echen...

S A L dijo...

Enigmático...

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...