Cadena alimenticia

Salgo al jardín, descalza, con un mate, dispuesta a disfrutar de la mañana increíble del domingo. En el fondo, cerca del limonero veo un montículo de plumas y algo rojo. Me voy acercando lentamente intuyendo ya lo inevitable. Es un pájaro. O lo que queda de un pájaro: plumas, cabeza y patas. El resto ha sido devorado. Las hormigas negras no pierden el tiempo y ya están haciendo su trabajo de hormiga. Pronto no quedará nada. Busco a la culpable de todo esto. La gata no está por ningún lado. Luego recuerdo, sí, está durmiendo la mona en mi cama, extenuada, seguramente haciendo la digestión.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40