Ibbur

Ibbur (Hebreo: עיבור, “embarazo“o”impregnación“o”incubación“) es una de las formas de la transmigración del alma. Ibbur es siempre bueno o positivo. Es la forma más positiva de posesión y las más complicadas. Sucede cuando un alma justa o virtuosa decide a ocupar al cuerpo de una persona viva por una época y ensambla o “impregna” el alma existente. Ibbur es siempre temporal y la persona viva puede o no puede saber que ha ocurrido. La razón de Ibbur es siempre benévola: el alma salida desea terminar una tarea importante, de satisfacer una promesa, o de realizar una Mitzva (un deber religioso) que se puede lograr solamente en la carne.

Algunos sabios cabalistas después de estudiar con meticulosidad sus escrituras llegaron a la conclusión de que por alguna razón desconocida en ocasiones el espíritu de una persona tomaba posesión del cuerpo de otra persona y le llenaba con el contacto más íntimo y perfecto que se pudiera imaginar. Como resultado, la persona que recibía a tal alma quedaba llena de sus conocimientos, sabiduría y esplendor porque generalmente esta posesión benéfica siempre era realizada por alguien de una gran evolución espiritual .

Para los cabalistas, el Ibbur era algo que explicaba algunas cosas, esa palabra definía el estado de algunos místicos que habían visto y oído lo que nadie había visto ni oído nunca y que cuando intentaban explicarlo se veían tan impotentes que solo usando la poesía o las paradojas podían dar una idea a los que escuchaban su relato de lo que habían sentido.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40