6 de octubre de 2015

La mirilla

También tengo mis días de mierda. Como todo el mundo. Bueno, no. Hay gente que tiene días de mierda y ni se da cuenta. Yo me doy cuenta rápido. No me gusta la mierda. Trato de sacármela de encima aunque a veces no se pueda y haya que atravesarla. Puta madre.
No siempre soy genial ni divertida ni buena mina. A veces me la creo, superadísima, totalmente en la cima. Y otras no entiendo un carajo, no sé qué pasó, por qué pasó lo que pasó. Es el problema de creer que lo que uno ve, lo ve todo el mundo. En realidad todo es un quilombo porque cada cual mira el mundo desde una mirilla distinta. Sería fantástico que la mirilla se ampliara.

2 comentarios:

piscica dijo...

aunque es cierto que todos miramos desde mirillas distintas, creo que hay momentos en que algunas mirillas se unen y así se amplía el mundo. con vos me pasa. te quiero.

Elefante Rosa A la Vista dijo...

me quedo con tu ultima frase... "sería fantastico que la mirilla se ampliara"

De otro color

Un par de noches luego de que Mani murió tuve un sueño. Estábamos con Nico mirando alguna serie en netflix, los dos abrazados en el sillón ...