5 de octubre de 2015

Pau Bambu

Extraño tomar unos mates a la sombra de lo que era tu parra. Y que tus gatas se revuelquen en el medio de nuestros pies. Hace poco vino un gatito nuevo. Le pusimos Chibi pero no sé qué hacer con él. Mani no lo quiere y yo tengo adoración por Mani. Me da pena ese gatito y siempre pienso que seguro vos sabrías qué hacer.
Son esas cosas cotidianas en las que me faltás, amiga mía.
Porque en lo grande siempre estás. A la distancia, te siento, siento tu amor que me abraza y sostiene.

No hay comentarios.:

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...