16 de marzo de 2016

Transformación

Decisiones que involucran cerrar un proyecto y abrir otro. Estos pasajes siempre han sido complicados en mi vida. Cuando un proyecto me "abandona" el siguiente se vuelve difuso y no siempre es claro el camino a seguir. Mi temor es quedar caminando en redondo. Esto ha pasado otras veces pero ya soy más grande. Siento que no puedo darme el lujo de perder tiempo. La vida implica tener tiempo para pasar a la acción. También implica correr riesgos.
¿Por qué a veces cuesta tanto tomar una decisión? Como si tomar una decisión involucrara toda la vida. Como si cada paso fuera crucial en la existencia. Y la verdad es que se trata de ser flexible aunque no sólo de flexibilidad  está hecho el ser humano. También necesitamos de las líneas rectas, simples, puras, la síntesis.
Me pregunto una y otra vez: ¿qué querés para tu vida? ¿Qué?
Quiero dejarme de joder. Quiero sacarme la mochila que arrastro desde tiempos inmemoriales.
Yo no sé qué mierda hemos hecho para cargar semejante mochila. Pero esta mochila yo no la llevo más.
SÍSIFO NO MORE.

2 comentarios:

Emma Zunz dijo...

Querida Flor,
Hace años que no vengo por aquí, pero hoy me acordé de ti. Siempre te pienso como un referente de quien sabe bien de qué se trata la vida y cómo vivirla y sentirla como amerita. Me encanta encontrarme de nuevo con tus reflexiones inspiradoras. Todo está cambiando todo el tiempo, ninguna decisión es para siempre, nada es para siempre. Gracias por ayudarme una y otra vez a soltar la mochila a lo largo de los años. Me da gusto ver que aquí sigues. Vamos soltando...
Abrazo mexicano!

Flor dijo...

Emma! Qué alegría que pases por acá! Y sí, acá seguimos, en mi pequeño espacio que comparto con la nube.
Gracias por tus lindas palabras. Extraño los blogs! :)