12 de enero de 2011

Nunca para la muerte

Busco en la librería un texto bello. Encuentro la edición facsimilar del diario de Frida Khalo. Me acuerdo de este diario. Me siento en una de esas sillas enormes de la librería. Paso lentamente las hojas del libro. Miro sus dibujos. Su ser en colores.
Pienso, Frida sufrió tanto en su vida. Eso es sufrir. Que se te clave un caño en un accidente de ómnibus y te atreviese el cuerpo. Y quedar viva. Y aún así usar el cuerpo para la vida. No para la muerte. Nunca para la muerte.

No hay comentarios.:

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...