Baldosas y pasto

A veces somos tan distintos.

Por ejemplo cuando del jardín se trata.
Me dice: basta, embaldosemos todo.
Porque una hormiga se subió a su pie
o una abeja osó acercarse a su pelo
o una babosa caminó por el felpudo verde.

Yo le digo que no.
Porque las baldosas las va a tener que limpiar él
porque el pasto es más fresco en verano
y aunque pique
da menos calor.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40