10 de julio de 2013

Inexplicable

El shiatsu sigue creciendo, sigue expandiendo sus límites y se pone cada vez más lindo. Cada vez me convenzo más de que esta terapia es inexplicable, suceden cosas pero no se bien qué. Cada vez explico menos. A veces me salen sesiones como una danza entramada y extraña, llena de arabescos. A veces, en cambio, necesito volver a lo simple, presión perpendicular, cuatro patas, quedarme un buen rato sintiendo la sensación grata de que las dos manos van trazando una línea en el cuerpo.

No hay comentarios.:

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...