2 de septiembre de 2014

Lo que yo nunca tuve, falta no me hace...

Hay días en que la lluvia es hermosa, dijo un poeta. El gato se despereza cuan largo es en el medio de la cama. Su lomo tibio se apoya en mi panza. Está tan relajado y feliz de tener esa cama hoy. Un día de lluvia puede darte la sencillez que necesitás para vivir una vida feliz. Un día de lluvia nunca es complicado a menos que lo compliques.


1 comentario:

Principito dijo...

Pareciera que el gato hace tiempo ya que lo había comprendido

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...