5 de diciembre de 2017

Diciembre

El olor de diciembre es inconfundible. Llega el verano. No hay lugar a dudas. Todo exuda vacaciones, ganas de relajarse y soñar. Soñar con viajes, con agua, con piletas de amigos, con jardines. Soñar con tiempo, mucho tiempo, para boludear, para perder el tiempo, para dejarse llevar. Llega el verano y siento que se me sueltan las articulaciones, que estoy hidratada y quiero nadar. Diciembre de pelo largo y florecido, de pelo con reflejos por el sol y la pileta. Diciembre de sol, agua y fuego.
Amo diciembre cuando estoy bien.

No hay comentarios.:

Pegoteados

Tuve un sueño espantoso. Íbamos con nuestro autito por una ruta de asfalto rumbo a un aeropuerto. La ruta se hacía dificultosa, pedregosa y...