Sanación

Algo sucedió desde que cumplí 35 años. Algo se acomodó. Como si una vértebra hubiera estado mal colocada y de pronto, clack. Me siento libre, muy libre. Hay una certeza que tengo. El amor que gira alrededor mío. Soy consciente de la semilla y la planta. Del acero que corta y del fuego que arde.
Me miro las manos y me digo: te conozco.
Sí.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40