7 de noviembre de 2012

Gata derretida

La gata de metal se derritió por el calor. Andamos a los arrumacos. Creo que en cualquier momento me pide que le saque ese abriguito de piel que tiene. Pero la cosa sería muy sangrienta. Pobrecita.
Algo nuevo: es una gata que le re copa el shiatsu.

No hay comentarios.:

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...