Gata derretida

La gata de metal se derritió por el calor. Andamos a los arrumacos. Creo que en cualquier momento me pide que le saque ese abriguito de piel que tiene. Pero la cosa sería muy sangrienta. Pobrecita.
Algo nuevo: es una gata que le re copa el shiatsu.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40