20 de junio de 2013

Catzilla

Marilyn: ¿Te das cuenta? ¡Lo tenía ahí! ¡Un zorzal al que le faltaba un ala! ¡Era tan fácil como pescar en un balde!
Otro gato: ¿Y? ¿Qué pasó? ¿Lo agarraste?
Marilyn: ¡Casi!
Otro gato: ¿Cómo casi? O lo agarraste o no lo agarraste.
Marilyn: ¡Lo agarré! Lo tuve en mis zarpas unos segundos apenas.
Otro gato:  ¿Qué? ¿Se te escapó?
Marilyn: Es que hice el pase ese tan lindo con las patas, esa jugadita.
Otro gato: ¡Qué boluda! ¡No se hace la jugadita con una presa tan grande!
Marilyn: Y bueno, pero era pan comido...
Otro gato: Tan pan comido no era....
Marilyn: Es que se metió debajo de un arbusto, lo tenía acorralado, piaba sin parar. El "pío pío" de la muerte.
Otro gato: ¡Ah! Entonces lo agarraste.
Marilyn: ¡No!
Otro gato: ¿No?
Marilyn: ¡NO! Vino mi humana, me agarró y me encerró adentro de la casa.
Otro gato: ¡Me estás jodiendo! Noooooooooo.
Marilyn: Sí, capaz pertenece a Greenpeace o algo, no sé... ¡tengo un odio! ¡Pero un odio!

Un rato más tarde, desayunando...

Hans: Pobre gato, la vida es muy injusta.
Yo: ¿Por?
Hans: Tenía el pájaro ahí, a punto caramelo y le sacamos el gusto.
Yo: ¡Tiene otros gustos! Duerme en una cama, come todos los días comida carísima, le damos queso untable...
Hans: ¡Es verdad! ¿Quién se cree que es? ¿CATZILLA?


No hay comentarios.:

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...