Mani

Hace dos noches apareció un gato blanco. Vino con la luna y muy desconfiado. Le dejé comida de mi gata Marilyn (nos sobró una bolsa entera). Hoy volvió a aparecer. Estaba más manso. Se dejó acariciar, ronroneó, se puso panza arriba, todos detalles que me hacen creer que se sintió seguro y protegido. Es macho, muy blanco y de ojos celestes. Es bellísimo. Lo llamamos Mani, dios de la luna (nórdico). Ni idea de qué sucederá. Yo creo que Marilyn nos lo envió para que no la extrañáramos tanto.

Comentarios

Irene dijo…
Claro que te lo mando Marily! (yo siempre paso x acá, aunque no comente). Beso!!!
DANILA dijo…
ay!!!! me muero de amor.
es blanco y es la excusa perfecta para que este protegido por uds!
mer dijo…
♥ ♥ ♥

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40