Focus

Hablando con Nico luego de almorzar.

Él -Me duele un poco la cabeza. Debe ser porque estoy sin lentes hace ya unas horas.
Yo -¿Te duele la cabeza si no usás los lentes?
Él -Y sí... debe ser porque hago mucha fuerza para enfocar.
Yo -Qué loco.
Él- Sí, bah, no sé.  ¿Por qué?
Yo -A mí no me pasa.
Él- Sí, ya lo sé mi amor, vos podés dejar tus lentes tirados en cualquier lado por días.
Yo -No, bueno, es que no necesito enfocar todo el tiempo.
Él -Jajajajajaja.
Yo -Lo digo en serio, no me molesta estar desenfocada.
Él -Lo sé cariño, lo sé. Es que te acabas de definir maravillosamente.  

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40