12 de septiembre de 2013

No se queden en ayunas de ustedes mismos

Les comparto algo que escribió en su muro Liliana Mizrahi. El shiatsu quiso que yo conociera a Liliana y se lo agradezco. Hace unos años, cuando le di sus sesiones de shiatsu, recuerdo que fue un proceso de gran intensidad para ambas. Una gran persona, luchadora de los derechos de las mujeres, observadora y crítica. Me gustó mucho lo que dijo sobre el Día del Perdón. No dejen de leerlo. 
El Día del Perdón no es para que se estén golpeando el pecho y gritando mea culpa mea culpa. No es así. Es un día de introspección, de balance, de sacar los propios trapos al sol y mirarlos, a solas, solos, nosotros con nosotros, sin intermediarios, sin jueces, sin banquillo de los acusados, sin sanbenito. Es un día de mirar para adentro. Podemos sumar la pregunta del Rosh Hashaná ¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿Qué cosas he postergado y están esperando ser resueltas? ¿Qué hice estos ultimos meses? ¿Qué cosas quiero corregir? ¿En qué me equivoqué?
El psicoanálisis no podía no haber surgido de un judío o del judaísmo. Ningún credo mejor dotado para hacerse preguntas a sí mismo/a. ¿Quién soy? ¿Qué estoy esperando? Estoy frente al Libro de la Vida abierto de par en par, no sé si seré inscripta, no sé si mis hijos, nietos, amigos, parientes serán inscriptos. Esto es lo que lo hace dramático, nos recuerda la existencia constante de la muerte, del poco tiempo que tenemos, nos enfrenta con nosotros mismos. Ser inscriptos, o no, en el Libro de la Vida no depende de nuestros errores o pecados. Es Su Voluntad. Como Jesús en el Huerto de los Olivos. No quería morir pero sabía que iba hacia la muerte y llorando dijo: "Que se haga tu voluntad". Hay algo que no manejamos, ni controlamos, ni sabemos.

Es un buen día para compararnos con nosotros mismos: ¿En qué estaba yo hace un año, hace 5 años, hace 10 años? ¿Soy la misma?

No se queden en ayunas acerca de ustedes mismos y sus breves vidas. El ayuno alimenticio no importa. Lo que importa es no quedarse en ayunas acerca de uno mismo. Feliz introspección. No importa ser judío o no. Importa mirarse para adentro.

No hay comentarios.:

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...