Embriagarme de tu magia

Y un día pasó lo que tenía que pasar. Primero dejé de escribirlos y luego ya no los necesité. Hoy me deshice de los últimos cuadernos Rivadavia. Mi diario fiel se hizo cenizas. Todo un compendio que iba del 2008 hasta el 2011 no está más. Como dice la canción: "Fueguito que vas quemando cartas grises de nostalgia dejame cantar tu canto y embriagarme de tu magia".
Adiós a Chuch. Todo lo que necesito está en mi corazón.

Comentarios

Pau Bambú dijo…
Un abrazo más (de todos los abrazos que nos debemos y merecemos) por este paso que tanto significa para vos... a ponernos al día!

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40