27 de diciembre de 2012

Nature

Había una vez una gata llamada Marilyn.


Había una vez un gato llamado Joe di Maggio.

Juntos miraban a una paloma en el techo de mi casa.
No quieran saber...
el final de esta historia.






3 comentarios:

Irene dijo...

Definitivamente no quiero ni imaginarme. En este momento tengo un cadáver de libélula al lado de mi cama y 2 en el living. Estoy postergando el momento de agarrarlas (con un papel) y tirarlas al inodoro. Ajjjjjj!

Chulian dijo...

¿Otra vez te dejaron un ovíparo en el cuarto?

Flor dijo...

La paloma se salvó pero trajo una laucha!!!
5:00 am me despierto por un ruido. Nico se despierta sobrebsaltado ¡Que pasa!
Y la vemos agazapada en un rincón con la laucha entre las zarpas.
Nico ahora la llama "asesinín".

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...