12 de diciembre de 2012

Hoy todos somos Marita y los misterios de la psiquis humana

Anoche me desmayé a las 9:30 de la noche. Fue como si me apagaran las luces de la cabeza. No podía más del cansancio.

Y soñé.

Soñé que encontraban un grupo de mujeres secuestradas, torturadas y muertas.
Soñé con una mujer de pelo corto que recorría la odisea de intentar descubrir qué sucedía con estas mujeres. La heroína de mi sueño.
Soñé que yo miraba la secuencia de esta joven como si de una película se tratara.
Soñé que la joven iba en el subte. Alguien le avisaba que una amiga suya estaba enferma. Ella decidía ir a visitarla. Se bajaba del subte y no sé cómo aparecía en un muelle.
En el muelle había un bote esperándola con una mujer rubia y muy hermosa adentro.
La mujer rubia le preguntaba a nuestra heroína cómo se llamaba.
-Virgo.
-Entonces yo me llamo Afrodita - dijo la mujer sonriendo.
La hacía subir al bote y comenzaba a remar pero el bote comenzaba a hundirse y dar vueltas y vueltas.
-¿Cómo es tu nombre de verdad? - quiso saber Virgo.
-No hay forma de que lo sepas.
Y el bote era tragado por el agua. Desde el fondo del río se escuchaban los ruidos de gritos torturantes, máquinas chillando, lamentos.
La siguiente escena del sueño fue ver a tres personas sentadas en un banquillo de acusados. Dos hombres y una mujer. Los tres sonreían y su sonrisa daba miedo.

Me desperté muy angustiada. Eran las 4:30 AM. Tomé un vaso de agua. Fui a la computadora y chequeé mails. Ninguno. Miré el diario y ahí descubrí la noticia escalofriante: absolvieron a todos los acusados del caso Marita Verón. 

No hay comentarios.:

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...