22 de mayo de 2012

¡Soy libre!

Con esto de que ahora te podés llevar tu número de celular a otra empresa me voy a cambiar de empresa de teléfono. De paso, me están diciendo que me compre un aparato nuevo, que el que tengo es una porquería que ni siquiera para música en mp3 tiene. Sin embargo, mi hermano menor -que me conoce como nadie- se ha ocupado de "liberar" mi celular viejo para que no tenga que salir corriendo a  comprarme uno nuevo de urgencia.
Hoy me llamó para pedirme el número IMEI que luego de varias idas y vueltas logré dárselo correctamente. Y finalmente, luego de probar con el chip de mi media naranja (tiene otra empresa) logré liberar mi viejo celular de su prisión.
"Soy libre", le escribí en un sms a mi hermano.
"¡Felicidades!", me respondió.
"Te quiero", le contesté.
"Yo también". 

No hay comentarios.:

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...