El peligro de no volver jamás

Un estante de flores nuevas.
Las aves se han marchado.

Adentro,
la olla en el fuego
(junto con la canela y la manzana),
hierve el encanto de un sueño
y el pasado se le resiste.

Afuera,
el ruiseñor añora,
no encuentra la rama amiga
donde ha de posarse el futuro.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40