Recién una paciente me acaba de preguntar por qué me dediqué al shiatsu. Le respondí con una sonrisa. ¿Cuál versión preferís? ¿La que digo habitualmente o la que descubrí en el diván?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40