18 de diciembre de 2011

Dios los cría y ellos se juntan

Hablando con Nico mientras merendamos.

-Te acordás de esa amiga tuya a la que no viste más... la que se burlaba de los enanos y deformes que atendía en el hopital donde trabajaba. ¡Dios! ¡No puedo creer que esa mina hoy sea médica y atienda personas!
-Bueno, capaz es así porque es adoptada.
-¿Eh?
-Sí, sus padres son rubiecitos y ricos y ella siempre fue fea y negra.
-¡Por dios, Nico, no seas ridículo!
-Pensá que no la debe haber pasado bien en esos colegios de ricos donde van todos los rubiecitos y blanquitos mientras ella era siempre la fea del grado.
-No puedo creer lo que estás diciendo.
-Flor, no todo el mundo tiene una vida interior. En vez de leer y tener su propio mundo interior esta chica quería ser la cheerleader del grado. ¡Claro que iba a sufrir!
-¿Estás hablando de alguien en particular cuando decís eso de leer y tener un mundo interior?
-Claro, mi amor, vos leías y tenías tu mundo interior...
-Que lo compartía con mis amiguitas. No como vos que jugabas a los soldaditos siempre solo.
-¡Eran neanderthales, Florencia! No sabían jugar.
-¿No sabían jugar?
-No. Por ejemplo, yo les explicaba que un revólver tiene ocho tiros, no cuatrocientos. Había que recargarlos de vez en cuando.
-¿Les explicabas que un revolver tenía 8 tiros?
-¡Claro! No era un ignorante porque leía y me gustaba y...
-Nico, jugar con vos debía ser insoportable. Me siento muy normal al lado tuyo.
-Florencia, a vos tus amiguitas te miraban raro cuando hablabas... Y todo porque leías libros y tenías un vocabulario extraño para tu edad.
-¡Eran estúpidas! ¡Se asombraban de que usara adjetivos!
-Ahí tenés.

3 comentarios:

alicia en el país dijo...

gracias a esa amiga de la que están hablando, que no me quiso alcanzar hasta mi casa en su auto con chofer esa misma noche en la que defenestraba a los enanos, por ella, yo conocí al amor de mi vida.
qué loco, no?

Flor dijo...

jajaja, sí, re loco.

Chulian dijo...

Aplaudo esta conversación. EPICA.

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...