21 de junio de 2011

Para calmar el dolor

Vuelvo a casa en el 152 con un paquete en las manos. Es un hornito para esencias que compré para el cuarto de shiatsu. Me gusta porque da una luz muy linda y a la vez puedo perfumar de lavanda y vergamota -una combinación deliciosa- el ambiente. Además me traje un disco con mantras donde Deva Premal canta junto a unos monjes tibetanos.
Al lado mío, una mujer joven de ojos rasgados -ascendencia oriental, claramente- lleva una mochila violeta Jansport que, cuando la abre, veo que dentro lleva un frasco de alcohol, gasas, frasquitos de todos los tamaños que me hacen pensar que es enfermera o está estudiando para serlo.

Y me da gracia, qué se yo.

2 comentarios:

Ilu dijo...

un disco de mantras! Donde consigo eso?

flor dijo...

Hola Ilu! Esos discos se consiguen en cualquier disquería que se precie como tal. Están catalogados como música new age o relajación. Algunos están indicados para las sesiones de yoga. Yo los uso para las sesiones de shiatsu. Y voy necesitando cambiar la música. Sino... ¡me aburro! jajajaja Hay que tener cuidado para no clavarse con música chota. Pero también hay algunas joyitas. El disco que conseguí es uno de Deva Premal (una cantante argentina que tiene una muy bella voz) cantando junto a unos monjes tibetanos. Salió hace relativamente poco. Otro lugar donde seguro podés conseguir música de este estilo es en cualquier local de Deva's (centro, Belgrano, San Isidro). Y hay más lugares (por el centro), seguro pero yo no los conozco.

besos!

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...