Una bola sin manija

Hablando por teléfono con una amiga de otra amiga en común:

-Porque B en este momento está muy sola. Anda como bola sin manija.
-¿Anda cómo?
-Como bola sin manija.
-Qué buena metáfora.
-No es una metáfora, es una forma de decir.
-No, no, es una metáfora, es buenísima. ¡Como bola sin manija!
-Bueh.
-De verdad... me re imagino una bola llorando y gimiendo: ¿donde quedó mi maniiiiija?
-...

Es así. Dios te da amigos poetas y terminás teniendo un diálogo de éstos.
En fin.

Comentarios

piscica dijo…
¡Mirá que yo dije que era una metáfora mersa y acertada a la vez! Y viste que todos anduvimos como bola sin manija alguna vez...
flor dijo…
Píscica: ya vendrá a bola sin manija II. Téngame paciencia.

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40