21 de julio de 2011

Una bola sin manija

Hablando por teléfono con una amiga de otra amiga en común:

-Porque B en este momento está muy sola. Anda como bola sin manija.
-¿Anda cómo?
-Como bola sin manija.
-Qué buena metáfora.
-No es una metáfora, es una forma de decir.
-No, no, es una metáfora, es buenísima. ¡Como bola sin manija!
-Bueh.
-De verdad... me re imagino una bola llorando y gimiendo: ¿donde quedó mi maniiiiija?
-...

Es así. Dios te da amigos poetas y terminás teniendo un diálogo de éstos.
En fin.

2 comentarios:

piscica dijo...

¡Mirá que yo dije que era una metáfora mersa y acertada a la vez! Y viste que todos anduvimos como bola sin manija alguna vez...

flor dijo...

Píscica: ya vendrá a bola sin manija II. Téngame paciencia.

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...