Desde el sábado que no me hacía un tiempo para extender el mat y hacer mi práctica. Hoy el día está gris, nublado, húmedo. Me desperté con la sensación de querer buscar calor, sequedad. No lo dudé y extendí el mat. Últimamente me despierto más temprano de lo que me corresponde de modo que tengo un momento de la mañana para mí. No siempre puedo respetarme ese tiempo pero cuando lo hago lo siento como algo sagrado. Es maravilloso. Espero que esto me pase muy a menudo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40