Iyengar

Hoy la clase fue de Iyengar puro. Me gusta el método Iyengar porque siempre se puede ir un poquito más alla de los límites de nuestro cuerpo y los elementos de esta técnica lo permiten. Cintos, columpios, bolsters, ladrillos de madera y las infaltables mats.
Cuando pienso que comencé a practicar yoga en el piso de madera de un estudio de danza en Colegiales y terminé con todos estos elementos a mi alrededor no puedo sino reirme. Me gustan los elementos pero no siempre. A veces es lindo también servirse del propio cuerpo y el espacio.
La clase consistió en muchos estiramientos hacia adelante, torsiones (que me hacen muy bien) y apertura de caderas. La clásica shirsasana y sarvangasana con cinto en los brazos y frazadas para no lastimar las cervicales.

Salí energizada y con más espacio en mis intercostales.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40