9 de agosto de 2011

Respirar

Hoy la clase la dio Andrea. A Andrea le falta muy poquito para ser profe y hoy estaba ella a cargo de la clase.
Me gusta tomar clases con profesores diferentes. Siempre aprendés algo nuevo. Cada profesor le da su propia impronta al yoga y eso me hace descubrir nuevos modos de abordar un asana o de abordar una serie de asanas.
Hoy, por ejemplo, Andrea nos dio una serie de asanas que comenzaba con la silla yóguica y luego continuaba con algunas variantes de adomukas, urdvamukas combinadas con bujangasanas. Resultó ser una serie muy fuerte e intensa de modo que si no respirabas bien no había modo de seguirla.
La respiración lo es todo. Inhalar y exhalar en los momentos correctos hacen que una serie salga bien o sea un fracaso. Cuando estamos respirando bien la serie sale como por un tubo.
Maravilloso.
En realidad todas estas asanas son una buena excusa para no olvidarse nunca de respirar.

No hay comentarios.:

¿La tierra que todo lo digiere?

Cuando comencé la compostera, allá por marzo de este año, lo hice con unas lombrices que me regalaron. No eran las Rojas Californianas ( Eis...