El "presente"

Conocer la flor es convertirse en la flor, ser la flor, florecer como la flor y gozar de la luz del sol y la lluvia. Cuando se hace esto, la flor me habla y conozco todos sus secretos, todas sus alegrías, todos sus sufrimientos, es decir, toda su vida vibrando dentro mí misma (...) Al conocer la flor me conozco a mí misma. Es decir, al perderme en la flor conozco mi Yo lo mismo que la flor.

D.T. Susuki (fragmento)

Comentarios

¨ce_ dijo…
Justo hoy, hace un ratito, le acabo de nombrar a mi locólogo el paralelo de este poema con otro de un autor occidental que está (creo) en el prólogo de una traducción que él me prestó del Tao Te King.
Yo le hablaba de vivir las cosas sin tener que clasificar, estructurar, etiquetar y diagramar la existencia. De no racionalizar tanto.
Alcoyana-Alcoyana.
Eso
:)

Entradas más populares de este blog

Lo que mata es la humedad

40